Programas y Proyectos

Pasar a la acción

Fisioterapia

Cuando un menor es diagnosticado con cáncer su estilo de vida cambia totalmente; el cuerpo se debilita, la actividad física disminuye y el número de horas de inactividad aumenta. En este contexto, la figura del fisioterapeuta juega un papel fundamental para tratar las limitaciones y dificultades derivadas de la enfermedad y sus tratamientos.


Este programa refuerza la atención hospitalaria y tiene como objetivo principal personalizar y ajustar las actividades y ejercicios, a las necesidades y demandas del menor. Por otro lado, la tensión y los cuidados que las familias proven a sus hijos repercute en molestias y dolencias físicas que se pueden prevenir con educación e higiene postural, así como con la intervención directa del profesional. 

Image

La rehabilitación física, que ofrece el fisioterapeuta de nuestra entidad, tiene como objetivo principal combatir las secuelas derivadas de la enfermedad y sus tratamientos.

La hospitalización y los tratamientos oncológicos suelen ser largos y agresivos, lo que deriva en numerosas dificultades como:

  • Problemas de desarrollo y crecimiento osteo-muscular derivados de tratamientos como quimioterapia y radioterapia.
  • Secuelas post-quirúrgicas que implican una recuperación posterior y, en caso de neuro-cirugías, es necesaria una readaptación del sistema nervioso central y una recuperación de la funcionalidad del paciente.
  • Atrofia muscular, fatiga temprana y falta de estimulación (aspecto de gran importancia en la infancia), consecuencia de largos periodos de hospitalización y/o inmovilidad.

La rehabilitación física, que ofrece el fisioterapeuta de nuestra entidad, tiene como objetivo principal combatir las secuelas derivadas de la enfermedad y sus tratamientos.

La hospitalización y los tratamientos oncológicos suelen ser largos y agresivos, lo que deriva en numerosas dificultades como:

  • Problemas de desarrollo y crecimiento osteo-muscular derivados de tratamientos como quimioterapia y radioterapia.
  • Secuelas post-quirúrgicas que implican una recuperación posterior y, en caso de neuro-cirugías, es necesaria una readaptación del sistema nervioso central y una recuperación de la funcionalidad del paciente.
  • Atrofia muscular, fatiga temprana y falta de estimulación (aspecto de gran importancia en la infancia), consecuencia de largos periodos de hospitalización y/o inmovilidad.
  • El trabajo en la consulta, por tanto, se dividirá en:

      Trabajo con niños: Rehabilitación de secuelas neuro-motoras secundarias al tratamiento a través de diversas técnicas que suelen tener un importante objetivo de mejora de calidad de vida e independencia funcional:o Ejercicios de fortalecimiento y estiramiento muscular
      • Ejercicios de fortalecimiento y estiramiento muscular
      • Mejora del equilibrio y la coordinación
      • Reeducación de la postura
      • Reeducación de la marcha
      • Estimulación motriz a través de juegos y ejercicios que motiven al niño
    • Trabajo con padres: Alivio de sintomatología asociada al proceso de la enfermedad de sus hijos (estrés, sobrecarga muscular...) a través de técnicas como:
      • Masaje
      • Técnicas de Relajación
      • Estiramientos musculares
      • Liberación miofascial

En el caso de niños que no puedan desplazarse a la consulta y/o que se encuentren en fase paliativa, el fisioterapeuta de Pequeño Valiente acudirá al domicilio con el fin de llevar a cabo el tratamiento necesario. En el caso de niños en fase paliativa, el tratamiento suele basarse en técnicas que alivien los síntomas del avance de la enfermedad y que faciliten, a su vez, una mejora de la calidad de vida, en la medida de lo posible, del niño en dicha etapa:

  • Técnicas de relajación
  • Técnicas manuales para aliviar contracturas
  • Movilizaciones activo-asistidas y pasivas para mantener el rango articular y evitar debilidad muscular
  • Reeducación funcional
  • Fisioterapia respiratoria

En el caso de los padres y cuidadores, se les atiende en el domicilio y se dan consejos sobre el manejo del niño y normas de higiene postural durante

En esta línea también desde la asociación se pretende cubrir las secuelas lingüísticas que provoca el proceso de la enfermedad. En análisis de la realidad se observa que un proceso oncológico afecta al buen desarrollo del menor, sobre todo en las etapas del desarrollo del lenguaje. A través de la figura de un logopeda pretendemos cubrir esas carencias mediante tratamiento desde el mismo diagnóstico, evitando problemas o trastornos de la comunicación, el lenguaje, el habla, la voz y/o la deglución. Tratando estos problemas desde una perspectiva multidisciplinar, abarcando el campo cognitivo, físico y fisiológico y así generar beneficios en su evolución y recuperación.